América Latina innova en energías renovables

La segunda semana de la innovación de IRENA, la agencia internacional de las energías renovables, que se celebró en Bonn (Alemania), mostró las últimas novedades del desarrollo de esta tecnología en la región.

La innovación es clave para asegurar que todos los países pueden beneficiarse de energías renovables a bajo coste y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. En el marco de la segunda edición de la Semana de la Innovación de Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), más de 400 líderes empresariales, representantes de gobiernos y expertos debatieron sobre tecnologías, prácticas empresariales y políticas que están llevando a cabo la transformación de la energía mundial.

El evento, que se llevó a cabo en la ciudad alemana de Bonn, analizó cómo la digitalización y descentralización están cambiando la manera en la que se produce, comercia y consume la energía. Por este motivo, se exploraron aplicaciones digitales como el blockchain y la inteligencia artificial y se debatió sobre las últimas innovaciones de los sistemas de almacenamiento de electricidad (BES) y la electrificación del transporte, los edificios y la calefacción, entre otros.

Asimismo, la organización internacional aprovechó la ocasión para presentar un informe sobre el hidrógeno, al que augura un papel importante en la descarbonización del sector energético. "La del hidrógeno no compite con otras tecnologías renovables, es un complemento que habilita el almacenamiento energético, sirviendo como vector para variados procesos energéticos ”, explicó a DW Tomás Baeza Jeria, director de Innovación y Desarrollo del Comité Solar, agencia del gobierno de Chile, y ponente del evento. 

Hoy se produce mayoritariamente con fuentes fósiles, pero "el proceso de obtención de hidrógeno por electrólisis del agua realizado con energía solar es fundamental, ya que genera sinergias positivas para impulsar la transición energética y descarbonizar diferentes sectores productivos”, remarcó.  

Hidrógeno, con potencial en la región

A pesar de que Asia-Pacífico, Norteamérica y Europa occidental son responsables de más del 75% de la producción mundial de hidrógeno, existen diversos proyectos en la región. El experto destacó un proyecto de producción de hidrógeno a partir de energía eólica en la Patagonia argentina y la iniciativa privada de Enel en Chile, que está operando una microred con una instalación fotovoltaica de 125 kW”.

A nivel público, la agencia de fomento chilena CORFO "realizó dos llamados, con financiamiento, para que empresas mineras implementen motores duales para camiones de la minería y otro para que las maquinarias más pequeñas de la minería, como los cargadores frontales de faenas mineras subterráneas, empleen hidrógeno para moverse”, explicó.

El desierto de Atacama es el lugar ideal para desarrollar el hidrógeno, según un experto chileno.

Baeza recordó las ventajas que ofrece el desierto de Atacama: el mejor recurso solar del mundo, una actividad minera altamente demandante de energía y la mayor reserva de litio del mundo. "Estos tres factores, más el aumento de la producción actual y futura de vehículos eléctricos, nos plantea la oportunidad de avanzar en la producción con energía libre de contaminantes”, agregó.

A los beneficios económicos hay que añadirles los medioambientales. Según las previsiones realizadas por el Comité Solar de Chile, se podrían reducir más de 26 millones de toneladas de CO2 si se consiguiera el 100% de penetración de energías renovables en las regiones con mayor industria minera del país.

El nuevo consumidor en el mundo digital

Por otro lado, las tecnologías de almacenamiento y la disponibilidad de los dispositivos inteligentes han cambiado el rol del usuario. "El consumidor quiere ser un actor activo en el mercado de electricidad, manejar su propio consumo y consumir energías renovables, posiblemente vendiendo sus excedentes a la red”, aseguró a DW Luiz Barroso, ex presidente de la empresa de planificación energética de Brasil.

Y es que según datos de una encuesta de la asociación de comerciantes elaborada este año, el 85% de los brasileños considera que su tarifa de electricidad es cara, al 70% le gustaría cambiar su proveedor de electricidad y el 90% desea convertirse en "prosumidores". "La mayoría de ellos no quiere tener costos de transacción”, alertó. Y es que "la desconexión de precios entre los mercados al por mayor y al por menor y los impactos en los servicios se convierten en un problema”, lamentó.  

El encuentro reunió a expertos de diversos países, entre ellos de América Latina.

Asimismo, en España, el 30% de la población quiere participar en un proyecto de electricidad ética, renovable y dirigida por los ciudadanos, según el informe "Energía colaborativa. El poder de la ciudadanía de crear, compartir y gestionar renovables", de Greenpeace. Para Sara Pizzinato, responsable de la campaña de energías renovables de la ONG, “la transición energética hacia un sistema eficiente, inteligente y 100% renovable requerirá que millones de personas se involucren de múltiples maneras para que suceda lo suficientemente rápido como para salvar el clima”.

Una de ellas es la iniciativa ‘Vivir desde el aire del cielo’, que se presentó durante el evento. Se trata del primer proyecto eólico comunitario “en el Sur de Europa”, según su líder, Pep Puig. Lanzada el pasado mes de mayo, esta iniciativa inspirada en experiencias danesas y alemanas, entre otras,  pretende “demostrar que a pesar de las condiciones desfavorables la ciudadanía puede desarrollar proyectos eólicos, sin necesidad de bancos ni oligopolios”, aseguró Puig a DW.

No obstante, criticó el proceso administrativo de autorización “extremadamente burocrático, lento y hecho a medida de los grandes proyectos comerciales. No hay legislación específica para proyectos comunitarios”.

Puig, que reclamó que la “democracia también llegue a la energía”, recordó que desde que las leyes de precios fijos fueron eliminadas en España no se ha puesto en marcha ningún otro proyecto renovable comunitario.

Autora: Judit Alonso (ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

México rompe récords
El pasado marzo, Enel Green Power puso en marcha la primera etapa de la planta solar más grande del grupo en América Latina. Con alrededor de 2,3 millones de paneles solares, la planta, cubre unas 2.400 hectáreas del estado de Coahuila (México). El parque cuenta con una inversión de 650 millones de dólares y una capacidad de 754 megavatios y pretende aportar energía a 1,3 millones de hogares.
Una tecnología en crecimiento
Según datos del Climascopio 2014, en el año 2013, la inversión en energías renovables en los 26 países de América Latina y el Caribe subió a 14.000 millones de dólares. De entre éstos, el 94 por ciento (13.000 millones) fueron en Brasil, México, Chile (foto), Uruguay y Perú. Las reformas energéticas implantadas durante los últimos años han contribuido al desarrollo de las energías renovables.
Argentina: de la apatía a la promoción
Argentina ha pasado de dar la espalda a la energía solar a promoverla. El año pasado, el presidente Mauricio Macri anunció que se habían adjudicado 59 proyectos (veinte fueron de energía solar) en 17 provincias a través del Plan RenovAr. Asimismo, el pasado 2017 también se aprobó la Ley de Generación de Energía Distribuida, que crea la figura del autoconsumo y el usuario generador de energía.
Más de un millón de paneles en Jujuy
Con un presupuesto de casi 400 millones de dólares, el parque “Cauchari Solar” que ocupa 800 hectáreas, abastece a 100.000 hogares. Finalizado en mayo, el parque situado en Cauchari, en la provincia argentina de Jujuy, está a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Dispone de 1,2 millones de paneles solares y cuenta con un banco chino, el Export-Import Bank of China, como mayor inversor.
Brasil, cerca de su meta
Este año, la compañía eléctrica francesa EDF gestionará una instalación fotovoltaica con una capacidad de 400 megavatios, tras la puesta en marcha de un tercer parque en el sureste de Brasil. Estas instalaciones contribuirán al objetivo del país suramericano de generar en 2030 el 23 % de su electricidad a partir de fuentes renovables, sin contar con las hidráulica.
Un crecimiento imparable
El aumento de la energía solar se debe a, “con algunas diferencias de país a país, mediante subastas dedicadas a largo plazo destinadas a fomentar la capacidad renovable”, dijo a DW Antonio Scala, Director de Enel Green Power de América del Sur. Incluso si el crecimiento histórico puede parecer impresionante, podemos esperar una aceleración drástica del desarrollo renovable en la región”, anunció.
Chile, avanzando a pasos agigantados
Chile, país que en 2012 sólo tenía 5 megavatios de energía solar y 11 megavatios de capacidad solar instalada en 2013. No obstante, el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet aprobó más de 80 proyectos solares y eólicos desde que asumió su mandato. La rapidez con la que ha avanzado el país lo ha posicionado cómo líder de la región, junto con México y Brasil, en cuanto a crecimiento.
Energía segura contra el cambio climático
"La oferta hidroeléctrica se ve afectada por la necesidad de seguridad energética y los efectos de sequías e inundaciones" explicó a DW a Christian Hübner, director del programa regional de seguridad energética y cambio climático de la Konrad-Adenauer-Stiftung. Por ello y considerando las condiciones geográficas de la región "urge cubrir la demanda con energías alternativas como las renovables".
Centroamérica también tiene un futuro brillante
Honduras es el país líder en Centroamérica y el tercero en América Latina. En un breve periodo de tiempo instaló una docena de plantas solares en Choluteca y otras regiones del país. El parque fotovoltaico Nacaome-Valle, inaugurado en 2015, cuenta con 480.500 paneles solares, en una extensión de 1 millón de metros cuadrados, y su producción permite abastecer a más de 71.500 hogares del país.
La energía solar no espera
Otros países latinoamericanos como Bolivia (foto) y Perú también están promoviendo el uso de energía solar. En el último caso se pretende proveer de energía a 2,2 millones de peruanos de las zonas rurales a través de la extensión de redes y paneles solares. Por este motivo, está previsto un proyecto de financiamiento, instalación, operación y mantenimiento de hasta 500.000 paneles solares.
Fecha 10.09.2018
Autor Judit Alonso