TV en vivo

"Experimento Kentler": el oscuro legado de liberación sexual en Alemania

19.06.2020

Pedófilos disfrazados de padres adoptivos, con niños vulnerables a su cargo: el "Experimento Kentler" otorgó hace décadas la custodia de niños sin hogar de Berlín a hombres pedófilos.

"Nuestras vidas fueron arruinadas", dice Marco, una de las víctimas del "Experimento Kentler", que puso en manos de pedófilos a niños sin hogar durante décadas. Marco tiene ahora 40 años, pero no se nota. Tampoco hay signos de las experiencias traumáticas que atravesó, que empezaron cuando tenía apenas nueve años. A partir de esa edad, estuvo a merced de un padre adoptivo pedófilo, que abusó sexualmente de él durante varios años.

Sin embargo, lo que hace que la historia de Marco, y la de muchos otros, sea aún más impactante es que las autoridades de Berlín responsables del bienestar infantil, aparentemente, se hicieron de la vista gorda e ignoraron la evidencia del abuso que estaba sufriendo o, peor aún, aceptaron tácitamente lo que estaba pasando.

"Esto realmente nunca se podrá superar", agrega Sven, quien fue enviado a vivir con el mismo padre adoptivo, Fritz H., un hombre con antecedentes penales.

La violencia y el abuso que sufrieron Sven y Marco les dejó una profunda sensación de dolor. Ambos lucharon después para salir adelante. Ahora, ambos dependen de los pagos de asistencia social del Estado.

El argumento del interés académico

Pero aún no se han dado por vencidos en su lucha. Una lucha para ver, finalmente, a los responsables de su sufrimiento ante la justicia. Sin embargo, eso no incluye a Fritz H., porque murió en 2015.

Marco y Sven asistieron en Berlín a una conferencia de prensa que esperaban, al fin, pueda arrojar algo de luz sobre el tormento de años infligido en ellos y en otros niños. Un equipo de investigadores de la Universidad de Hildesheim había publicado un informe encargado por el Departamento de Educación, Juventud y Familia de Berlín. El mismo departamento que había tenido a su cargo la protección de Marco y Sven.

Los investigadores tuvieron acceso a archivos relacionados al llamado Hogar de Acogida Fritz H. Fue aquí donde Marco, Sven y otros ocho niños y adolescentes fueron dados en custodia entre los años 1973 y 2003. Los niños fueron puestos bajo el cuidado de Fritz H. por las oficinas de bienestar infantil de Berlín.

¿Amas a los niños más de lo que te gustaría? - Charite de Berlín lanzó una campaña para alentar a los pedófilos a buscar ayuda.

Abuso disfrazado de liberación sexual

En Alemania, en la década de 1960, las personas de algunos círculos veían el sexo con niños no como un tabú sino como algo progresivo. Una figura clave detrás de tal pensamiento fue el profesor de psicología afincado en Berlín, Helmut Kentler. Hoy en día, está claro que este era un mentor para pedófilos. Pero durante mucho tiempo, fue enormemente reconocido como un visionario y uno de los sexólogos más destacados de Alemania.

Sus libros sobre educación se vendieron bien, y fue un popular experto y comentarista en radio y televisión. Su teoría de "emancipar la educación sexual" se basaba en la premisa de que los niños también son seres sexuales que tienen derecho a expresar su sexualidad. Liberar la sexualidad de los niños de las restricciones morales represivas ayudaría a liberar energías que a su vez llevaría a discusiones políticas y a la verdadera democratización de la sociedad alemana. Kentler creía que esta aún estaba incompleta.

Valores morales "anticuados"

A finales de la década de 1960, una nueva generación de alemanes comenzó a preguntarse qué habían hecho exactamente sus padres y abuelos durante la época nazi. Todos los valores morales tradicionales y autoritarios fueron sometidos a un escrutinio crítico. 

La utopía de una sociedad libre y sin cadenas fue compartida por muchos. En este poderoso ánimo de liberación social, lo que antes era impensable se convirtió en imaginable: de repente era aceptable, al parecer, para los pedófilos complacer su deseo sexual con niños.

Entre los que lucharon para que se aceptara el oscuro legado de todo lo que representó el año 1968 está el partido ecologista verde de Alemania. En sus inicios, hace cuatro décadas, incluso consideraron defender la abolición del párrafo 176 del Código Penal alemán, que tipificaba como delito las prácticas sexuales con niños menores de 14 años. Cinco años después, los Verdes en el estado de Renania del Norte-Westfalia incluso acordaron presionar por la legalización del sexo entre adultos y niños siempre que fuera "consensual".

El abuso también fue sistemático en una de las escuelas más "progresistas" de Alemania occidental: el internado Odenwald, en el estado de Hesse, donde alrededor de 900 alumnos fueron víctimas de abuso sexual desde 1966 hasta 1989.

Existe un vínculo entre la Odenwaldschule y el "Experimento Kentler": en ambos casos, fueron las oficinas de bienestar infantil de Berlín las que enviaron a los que se consideraban "niños difíciles" a un lugar donde sufrirían abusos sistemáticos.

Expuestos y abandonados

El informe actual de la Universidad de Hildesheim no pudo determinar con precisión cuántos jóvenes estuvieron expuestos a padres adoptivos pedófilos en Berlín y Alemania occidental. En cambio, se centró en el Hogar de Acogida H. Según un informe oficial de 1988, Kentler dio una descripción detallada de cómo funcionaba su "experimento". A partir de 1969, los niños sin hogar fueron entregados a "cuidadores" pedófilos para su beneficio mutuo. Kentler comentó ahí con orgullo cómo "logró ganar el apoyo de los empleados responsables de las autoridades locales".

Pero los menores vulnerables no solo fueron entregados en custodia a "cuidadores pedófilos". El informe de Hildesheim es claro: "Las pruebas recopiladas hasta ahora muestran que los hogares adoptivos estaban conformados, de hecho, por hombres que vivían solos, a menudo hombres poderosos e influyentes (...) del ámbito académico, de organizaciones de investigación y de otras áreas educativas". El informe apunta a lo que se describe como una "red" que incluía todo, desde instituciones académicas hasta oficinas estatales de asistencia social. 

Bajo la influencia de Helmut Kentler, las prácticas pedófilas fueron toleradas y defendidas. Sin embargo, él tampoco será llevado ante la justicia. Kentler murió en 2008. Sandra Scheeres, actual senadora de Berlín responsable del caso Kentler, ha expresado abiertamente su empatía con las víctimas y ha condenado estos crímenes que considera "simplemente impactantes". A pesar de que el plazo para judicializar estos crímenes ha prescrito, Scheeres ha prometido una indemnización para las víctimas.

Para Marco y Sven, todo es muy poco y demasiado tarde. Después de todo, un hombre sospechoso de haber estado involucrado en el sistema de abuso, el exjefe de una oficina de bienestar juvenil, todavía está vivo. Hasta ahora, sin embargo, no ha habido ninguna investigación. Como dice Marco: "No querían que se nombrara a nadie. Y han logrado su objetivo. Han defendido el sistema".

(ct/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Vendiendo su cuerpo como mercancía

En Santa Fe, un populoso barrio de Bogotá conocido como la "zona de tolerancia", niñas, niños y travestis se paran en las calles para vender sexo. La edad de consentimiento en Colombia es de 14 años. Sin embargo, es un delito grave si alguien paga a una niña o un niño menor de 18 años por sexo. La prostitución es legal en Colombia, pero se limita a los burdeles y zonas designadas.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Un lugar para sentirse seguro

Esta es una de las 16 niñas acogidas por la Fundación Renacer, un refugio para víctimas de explotación sexual comercial. La explotación sexual comercial de la niñez comprende la prostitución infantil, la pornografía infantil y el tráfico infantil con fines sexuales. A las niñas y niños - de 7 a 17 años de edad - se les brinda ayuda y apoyo psicológico.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Un techo sobre sus cabezas

En el refugio, cada niña y niño tiene su propia cama y casillero para sus pertenencias. En promedio, las víctimas permanecen un año aquí, en donde reciben alimentos y asistencia psicológica. Algunos niños fueron abandonados por sus familias, otros tienen familiares que los visitan de vez en cuando, pero no tienen los medios para protegerlos de la explotación sexual comercial.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Un hogar para niños colombianos y venezolanos

Una de las chicas en un refugio para víctimas de explotación sexual comercial frente a un mural de la organización. Las dos banderas representan los países de origen. Hay chicas colombianas, venezolanas e indígenas wayuu. Las niñas y los niños sufren cambios de humor extremos, pasando del llanto incesante a la violencia física.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Creciente sensibilización

Mario Gómez es un fiscal de Bogotá, especializado en trata de personas. Gómez dirige una campaña nacional para aumentar la conciencia sobre los peligros que se esconden tras ofertas de trabajo que parecen demasiado buenas para ser honestas. Muchas víctimas no quieren hablar de su situación. Algunos no se ven como víctimas de la explotación sexual, otros se avergüenzan o tienen miedo de represalias

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Reflexionando sobre su futuro

William Plazas, un voluntario de 17 años, en su habitación. Según William, muchos colombianos y venezolanos en problemas económicos consideran la prostitución como una salida a la falta de dinero. Él conoce a muchas niñas y niños que son explotados sexualmente, pero no son conscientes de ello. Algunos niños, niñas y jóvenes hacen “favores sexuales” por conseguir un nuevo teléfono móvil.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Un vínculo fuerte

Luz Ángela Lavao, la madre de William, protege a sus hijos, especialmente a su hija de 13 años, Valentina, porque viven muy cerca del distrito rojo de Bogotá. William tiene una fuerte relación con su madre y comparte todo con ella. Fue gracias a su madre que William terminó siendo voluntario de la Fundación Renacer, donde se involucró en proyectos de prevención.

Lucha contra la explotación sexual infantil en Colombia
Superando su trauma

Una joven víctima de explotación sexual muestra un dibujo de su hogar. Para proteger a los niños, sus caras son ocultadas. La fotógrafa tampoco le hace preguntas sobre sus malas experiencias a los niños. Sus dibujos y juegos revelan cuán traumatizados están los niños y jóvenes, qué extrañan o sueñan. Y, en el caso de los venezolanos, a quién y qué han tenido que abandonar en su país.

1
| 8
Wolf Gebhardt