TV en vivo

"La Orquesta Imposible" de Alondra de la Parra

25.08.2020

DW-Produktion "The Impossible Orchestra

La directora de orquesta mexicana lanza en colaboración con DW el proyecto "La orquesta imposible" para apoyar a niños y mujeres en México durante la pandemia.

Durante la pandemia del coronavirus, las presentaciones musicales en Internet han aumentado enormemente. Hay "conciertos fantasma", completamente libres de público o socialmente distanciados, con gente a distancia tanto en el escenario como en el auditorio, y conciertos informales en casa, como los del pianista Igor Levit en Twitter.

Aunque estas actuaciones han enriquecido las vidas y aumentado la alfabetización digital, y no solo entre los amantes de la música clásica, a menudo irradian un aura de sustitución de un evento "real", sirviendo como solución temporal hasta alguna fecha desconocida en la que las cosas vuelvan a la normalidad.

Pero la directora de orquesta mexicana Alondra de la Parra ha ideado una actuación en línea totalmente única, que solo podría haber ocurrido en las circunstancias actuales en medio de la pandemia del coronavirus. "Me estaba volviendo alérgica a ver videos de casa", explicó de la Parra. "Debería parecer profesional".

El resultado irradia espontaneidad, humor y arte apasionado. La producción de Deutsche Welle "La Orquesta Imposible" es un video de diez minutos de una interpretación virtual de una pieza del repertorio clásico mexicano: "Danzón No. 2" del compositor Arturo Márquez. De la Parra la ha interpretado innumerables veces, llamándola "Mi amigo constante desde el principio de mi carrera".

Leitmotiv visual: la bailarina Elisa Carrillo Cabrera.

Para el proyecto, reunió a músicos de renombre, entre ellos el tenor de fama mundial Rolando Villazón, nacido en México, a quien también se ve tocar la percusión; el contrabajista Edicson Ruiz, los violinistas Veronika Eberle, Guy Braunstein y Midori Goto; los violonchelistas Nicolas Altstaedt y Jan Vogler; el oboísta Albrecht Mayer; el percusionista Christoph Sietzen y la trompetista Sarah Willis.

Es un conjunto de músicos que de otra manera nunca tocarían juntos: en el mundo pre-2020, sus agendas habrían estado llenas años antes. Pero en el año de la pandemia, cuando Alondra llamó, "de repente todo el mundo estaba libre. Todo el mundo atendió a mi llamada, y todo el mundo dijo que sí. No solo estaban disponibles en términos de tiempo, sino que creo que había una disponibilidad en espíritu. Porque todos ven cómo el mundo está sufriendo esta pandemia, y de diferentes maneras".

Producción simultánea de audio y video

El resultado es un video de diez minutos y, además, una documentación de diez minutos de duración. En lugar de crear imágenes para un audio existente, el audio y el video fueron creados simultáneamente, dijo el director de DW Christian Berger. "Nunca hemos hecho esto", explicó.

Alondra de la Parra sentada al piano.

¿Pero cómo? Se hicieron grabaciones individuales de uno a tres músicos, cada una de ellas grabada varias veces, en lugares tan diversos como París y Nueva York, Los Ángeles, Berlín y Valencia. Siguieron cuatro meses de post-producción, durante los cuales las grabaciones se mezclaron bajo la supervisión personal de Alondra de la Parra. "En esta documentación Alondra no es una directora en el sentido convencional", explicó Christian Berger. "También dirige la música como productora - y ha reunido el dinero de los patrocinadores, sin el cual todo esto no habría sido posible."

Sentado al piano, una posición inusual para la directora de orquesta, la propia Alondra de la Parra es un leitmotiv visual del video clip. Otra es la bailarina mexicana Elisa Carrillo Cabrera del Ballet Estatal de Berlín, que baila una coreografía del artista británico Christopher Wheeldon. "Si la música fuera humana, ella sería Elisa", explicó Alondra de la Parra.

Producción para una causa benéfica

El video de diez minutos es entretenido, pero el objetivo es más serio: pedir donaciones para dos organizaciones. Save the Children y Fondo Semillas son fundaciones cuyos objetivos incluyen la ayuda a las mujeres en el México natal de Alondra de la Parra. "Durante esta pandemia, las mujeres y los niños de México se ven particularmente afectados. Son víctimas de la violencia, la violencia doméstica y la pobreza", explicó de la Parra. "Once mujeres son asesinadas cada día en México, el número ha aumentado durante la pandemia. Estas son situaciones absolutamente insoportables para las mujeres. Esto no puede continuar". La Maestra pone su arte al servicio de la causa: "Creo que es necesario involucrarse en los problemas del mundo, y participar en la solución. No solo debemos ocupar un bello rincón de la humanidad, sino también servirla enérgicamente".

¿Haría Alondra de la Parra algo así otra vez? "No lo creo, fue una tarea tan gigantesca. Creo que tenía un valor único. Solo representa ese momento".

(gg/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿Sala de concierto? Innecesario

Davor Krmpotic no tiene que tocar en una sala de concierto para llegar a miles de personas con su saxofón. Desde su balcón su música resuena sobre la ciudad portuaria croata de Rijeka con sus casi 130.000 habitantes. Su saxofón suena todos los días. Solo los ignorantes desearían que Krmpotic tuviese un piso en el sótano.

Cuarentena global: la vida en los balcones
Balcón simple, música alegre

La música en vivo no solo suena en Rijeka desde el balcón. A los miembros del Orquesta Barroca de Friburgo no les molesta los trastos a su alrededor. Tocando la "Oda a la alegría", de Ludwig van Beethoven, participaron en un "flash mob" de música en toda Alemania. Los conciertos de balcón en Italia sirvieron de modelo.

Cuarentena global: la vida en los balcones
Peligro mortal para los que no tienen un balcón

También en Bélgica, el Gobierno ha pedido a la gente que se quede en casa. ¿Y qué hace la gente que no tiene un balcón y aun así quiere tomar un poco de aire fresco? Siéntate en el alfeizar. Un movimiento equivocado y el virus sería la menor de tus preocupaciones.

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿El balcón como refugio? Mejor no.

Balcones del crucero "Spectrum of the Seas". El crucero partió de Alemania por primera vez hace un año. Ahora se encuentra en Australia, pero sin pasajeros. Son miembros de la tripulación que ahora disfrutan la vista hacia el puerto de Sydney desde los balcones.

Cuarentena global: la vida en los balcones
Gran balcón, gran vista

Parece la última escena de una película de Hollywood, pero es una mujer pasando el rato en Katmandú. En la capital de Nepal hay un toque de queda desde hace dos semanas. Pero en lo alto se debería estar a salvo del virus.

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿Cortar el pelo? ¡Adelante!

En Hula, en el sur del Líbano, un balcón se transforma en una peluquería. Parece ser una solución muy práctica: el pelo cortado simplemente se va con el viento.

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿Conseguir comida? ¡Ningún problema!

La necesidad es la madre de la invención. Este buen hombre en Marsella no debe salir de su apartamento. Los vecinos han llenado una bolsa con alimentos para él. Ahora la sube con paños anudados.

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿Ejercicios? ¡Claro que sí!

Sebastian Manko es un entrenador personal en Burdeos. Para asegurar que los residentes de esta casa de retiro en la ciudad francesa se mantengan en forma durante la pandemia, Manko ejercita con ellos. Eso sí, desde una distancia segura de ellos, quienes están particularmente en riesgo en la pandemia.

Cuarentena global: la vida en los balcones
¿Deportes competitivos? ¡También son posibles!

Hans-Peter Durst es un atleta de alto nivel. Ganó dos medallas de oro en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Desde un accidente de tráfico hace 26 años su sentido del equilibrio se ha visto perturbado. Su campo de visión está restringido y su capacidad de reacción es reducida. Pero con el triciclo todo eso no es un problema. Durst sigue entrenándose, en su gran balcón.

Cuarentena global: la vida en los balcones
El tamaño importa

Este balcón en Mónaco ofrece un poco más espacio. Se extiende por dos pisos del Tour Odeón e incluso tiene una piscina con tobogán. Perfecto para pasar una cuarentena. Pero no es un placer barato: el balcón y el piso que lo acompaña cuestan alrededor de 300 millones de euros.

Cuarentena global: la vida en los balcones
El sol contra la palidez

Humor negro en tiempos del coronavirus: mientras otros se tienen que quedar en sus cuartos, en Fráncfort del Óder un esqueleto tiene el balcón para sí solo.

1
| 11
Rick Fulker